El desierto sirio, rocoso y plano y lugar natural del beduino, limita al oeste con el valle de Orontes y al este con el Éufrates.

Deir Ez-zor es la población desde donde mejor se contempla el imponente río Éufrates. La ciudad podía presumir de tener el puente colgante más famoso en todo el país, construido a finales de los años 20 del siglo XX, por ingenieros franceses y convertido en un paso peatonal sobre el río durante décadas. Lamentablemente, por culpa del conflicto que asola el país, quedó muy dañado en 2013.

Puedes tener todas las flores, más bellas del mundo,

pero si no tienes a tu flor más deseada,

aunque sea la más frágil, y la que más espina tenga,

nunca tendrás tu jardín completo.

Proverbio Sirio