Las últimas etapas del viaje tienen como eje el río Eufrates. Se viaja en dirección este, a través del lago Assad, Raqqa y Deir Ez Zor, hasta los lugares arqueológicos cercanos ala frontera con Irak. Esta área es uno de los principales atractivos de la ruta al discurrir por el desierto y por el contacto que se establece con las familias beduinas de la región.

Poblados beduinos del desierto

Nos abren la puerta de su casa para que podamos descansar y compartir un té con ellos. Su hospitalidad es uno de los grandes recuerdos de aquel viaje.

Puedes tener todas las flores, más bellas del mundo,

pero si no tienes a tu flor más deseada,

aunque sea la más frágil, y la que más espina tenga,

nunca tendrás tu jardín completo.

Proverbio Sirio