Sanaa, la capital del país, era una de las ciudades más bellas de Yemen y de toda la península Arábiga. ¿Por qué? Porque es una de las más antiguas del mundo y tiene, o tenía, joyas como sus huertos urbanos y las casas torre de su casco antiguo, que datan del siglo XI y hoy están en peligro de desaparición por culpa de la guerra.

Al norte de Sanaa, a unas dos horas en coche, podemos visitar una hermosa región montañosa, con tradicionales aldeas como Thulla, Habbaba y Kawkaban. Cerca también hallamos una de las más ciudades fortaleza más famosas de Yemen, Shihara. La ciudad es única por estar dividida en dos partes, que están separadas por una sobrecogedora garganta de 300 metros de profundidad y unidas por un puente de piedra del siglo XVII.

Y si viajamos a unos 120 kilómetros de Sanaa, Yemen nos regala la ciudad antigua de Marib, que fue la capital del reino de Saba y lugar de nacimiento, además, de la mítica reina de Saba. Sus ruinas esconden restos de inscripciones, canales, columnas de hasta 12 metros de templos como el del Sol y probablemente muchas más joyas arqueológicas que siguen ocultas por las arenas del desierto.

.

Si no conoces Yemen

no conoces el mundo árabe

Fred Halliday